Poderes Ocultos

Traducción del cuarto capítulo del libro 3 de Los Aliados de la Humanidad.

La humanidad tiene una fuerza que aún no ha descubierto, una fuerza que puede contrarrestar la intervención, una fuerza que le dará a la humanidad una mayor promesa y un mayor poder en el universo. Esta es una fuerza invisible. Es una fuerza que, cuando se ha experimentado, se vuelve una fuerza fundamental a la hora de dirigir su propia vida y proveerles su verdadero poder y seguridad.

Este poder se llama Conocimiento en el universo. Es el poder de ver, saber y actuar con claridad y certeza. Es un poder que está más allá de la persuasión y la manipulación de cualquier fuente extranjera o cualquier otra fuente. Es un poder que se entrega como un potencial a cada individuo en la familia humana y más allá de ella.

En la Comunidad Mayor, la religión se convierte en última instancia en el estudio y la aplicación del Camino del Conocimiento, porque esto representa lo más trasladable en la religión. Las costumbres locales, los maestros locales y la historia local no resultan trasladables de un mundo a otro. Sólo es trasladable lo que es esencial en el estudio y la práctica de la conciencia del Creador y la gran dotación del Creador al individuo que representa el Conocimiento.

Sólo en los mundos donde se valora y se apoya la libertad individual es el Conocimiento un verdadero énfasis y objetivo, no sólo para el individuo, sino para la nación en general. Es por eso que en las naciones donde no existe la libertad individual se teme y se evita el Conocimiento, porque el poder del Conocimiento puede estimular la creatividad individual, la disidencia individual y diferenciación individual respecto a la voluntad y la dirección del grupo. Es esta libertad y creatividad lo que a da su vida sus cualidades dinámicas, su poder y su potencia. Esto permite que el individuo cumpla su destino en el mundo.

El cultivo del Conocimiento es infrecuente en el universo, porque la libertad es infrecuente en el universo. El Camino del Conocimiento se estudia en secreto en muchos mundos y naciones donde la libertad se desalienta o no se permite. Se expresa más potentemente en las naciones libres, donde el Conocimiento es considerado no sólo como la vía para la realización personal y la contribución, sino también como una fuente de poder en el ambiente mental, un poder que puede ser utilizado para proteger una raza libre de la intromisión y la intervención extranjeras.

La humanidad aún no ha comprendido cuánta fuerza posee verdaderamente y las ventajas que tiene gracias a que sus religiones se han mantenido y no han sido sustituidas por una creencia en la tecnología. Estas religiones no han sido completamente subyugadas a las agendas políticas de las naciones gobernantes. Aunque entendemos que ha habido mucha corrupción, el poder y la presencia del Conocimiento en la humanidad sigue siendo fuerte, y su potencial para el futuro es muy alentador.

Si este Conocimiento no estuviera presente y no fuera accesible a los seres humanos, entonces nuestro mensaje de advertencia, aliento y esperanza no tendría propósito. Estamos hablando a este Conocimiento dentro del lector y dentro de todos los corazones humanos. Lo que estamos presentando no son tanto ideas como el reconocimiento de la realidad y la preparación que la humanidad debe llevar a cabo para prepararse para su futuro en la Comunidad Mayor. Porque su destino está allí, y su éxito y su fracaso se producirán en el contexto de la Comunidad Mayor.

El Conocimiento representa una voz más profunda. Es la forma en que el Creador les hablará para guiarlos, protegerlos y prepararlos. Está completamente libre de interferencias, la persuasión y la manipulación. Representa el núcleo de su fuerza y ​​su activo más poderoso. Cualquier acción que ustedes puedan emprender para preservar la libertad de la humanidad resultaría al final ser infructuosa si el Conocimiento no la acompañara.

Esta es de nuevo una de las razones de por qué los sabios permanecen ocultos, porque ellos tienen el poder y la presencia del Conocimiento. La Intervención no sabe de este Conocimiento y no lo usa, por lo que representa la mayor fortaleza que ustedes tienen. Pero la conciencia del Conocimiento debe cultivarse. Debe reconocerse la necesidad del Conocimiento, porque su intelecto individual no puede competir con el poder de la mente grupal que existe en la Comunidad Mayor. Sin embargo, el Conocimiento en ustedes es inmune a su influencia y puede ver a través de sus engaños.

La fuerza de sus ideas y creencias es débil en comparación con aquellas ideas y creencias que mantienen firmemente muchas mentes en la Comunidad Mayor. Pero el poder del Conocimiento es más fuerte. No puede ser convertido. No puede ser traicionado. No puede ser alterado por ningún poder en el universo. Sólo el Creador de toda vida puede hablar a él, y él sólo escuchará esto.

El Conocimiento dentro de ustedes como individuos está unido al Conocimiento dentro de otros. Así que a medida que el Conocimiento se haga más fuerte en la familia humana, la guerra y el conflicto perderán su encanto y su atracción. A medida que el Conocimiento se haga más fuerte en la familia humana, las ofertas de tecnología extranjera y gobierno extranjero perderán su atractivo. Para el Conocimiento, estas cosas no significarán nada. Todas esas cosas que influyen en las personas y las llevan a dañarse a sí mismas o a participar en actividades que no las convienen, perderán su atractivo frente al Conocimiento, este poder más profundo.

No todos los seres humanos necesitan encontrar este poder, pero muchos sí que lo necesitan. De lo contrario, la intervención avanzará sin obstáculos. Los gobiernos ocultarán lo que saben, luchando internamente por la forma de hacer frente a esta presencia y sus intenciones, y los pueblos del mundo seguirán estando obsesionados consigo mismos e ignorantes, inconscientes de la mayor amenaza para su futuro y su libertad.

Si suficientes personas pueden llegar a ser fuertes en el Conocimiento y aprender acerca de la Comunidad Mayor, entonces la humanidad no sucumbirá. Resistirá la intervención. Y su resistencia demostrará a los gobernadores de los negocios y el comercio [en la Comunidad Mayor] que la humanidad es una raza autodeterminada que no desea ser interferida ni controlada por potencias extranjeras. Esto les dará la fuerza y el respeto que en este momento ustedes no tienen.

El regalo más grande que cualquier otra raza puede darles es su sabiduría sobre la vida en el universo y su conciencia del poder del Conocimiento. Es este poder no tecnológico el que hará toda la diferencia respecto a qué camino ustedes tomarán: si escogerán el conflicto y la guerra dentro de su mundo, o bien la cooperación y la unidad; si se prepararán para la Comunidad Mayor reconociendo la presencia de la Intervención y su amenaza, o bien harán caso omiso de ello para centrarse en otras cosas que ustedes piensan que son importantes. Y es la conciencia que la gente tenga de este poder interno lo que determinará la ruta que la humanidad tomará para establecer la unidad de la población humana: si ese camino será uno de opresión y sumisión, o bien un camino de consenso y conciencia. Dicha conciencia determinará lo que la gente ve, sabe y hace.

El Conocimiento es así de central para su experiencia, y es por eso que representa el mayor poder en el universo. Los que son fuertes con el Conocimiento tienen poder en el ambiente mental. No pueden ser seducidos, y no pueden ser inducidos por ninguna fuerza. Ellos valorarán la libertad, valorarán la fortaleza, valorarán la unidad y el propósito. La humanidad valora estas cosas, pero no lo suficiente en cuanto a su emergencia a la Comunidad Mayor ni tampoco en cuanto a la condición de declive de su mundo.

Sabemos esto porque la intervención se ha producido en muchos lugares, incluso dentro de nuestros propios mundos, donde tuvimos que luchar y resistir para recuperar nuestra libertad y expulsar a las fuerzas que estaban tratando de guiarnos y controlarnos. Nuestras historias son difíciles y no carecen de pesar. Muchos de los nuestros se perdieron en la lucha por la libertad, porque no prestamos atención a la advertencia a tiempo y luego tuvimos que enfrentar la difícil tarea de derrocar a los que se habían establecido como poderes dentro de nuestros propios mundos respectivos.

Es por eso que el Creador de toda vida nos ha enviado para hablar en nombre de los aliados de la humanidad, para asesorar a la humanidad y advertirla, y para alentarla a reconocer sus grandes oportunidades y los grandes peligros que se avecinan, a prepararse en consecuencia y a buscar el poder más profundo del conocimiento, el cual les proporcionará la inspiración, el coraje y la voluntad para llevar a cabo el difícil cambio que debe establecerse en el mundo.

La humanidad no sabe de su fuerza, y la Intervención la está llevando a creer sólo en su debilidad. La Intervención quiere que la humanidad se sienta débil e indefensa, desanimada y abatida. Este es el ambiente perfecto para que la intervención pueda establecerse, asentando su poder, generándose un apoyo y obteniendo una posición ventajosa en un mundo extraño.

Es por eso que deben tener en cuenta estas cosas que decimos antes de llegar a ninguna conclusión sobre el potencial de la humanidad en su propio mundo y más allá de su mundo. Ustedes deben proceder con gran cuidado y habilidad en sus encuentros con la vida inteligente más allá del mundo. La necesidad de transparencia y rendición de cuentas con respecto a cualquier visita es muy grande. Aquí ustedes deben tener certeza y no sólo esperanza.

El Conocimiento ofrece certeza. Sin el Conocimiento ustedes pueden tener esperanza, pero sin certeza la esperanza es débil y puede ser fácilmente desalentada. La certeza les dirá lo que deben hacer. Les informará de lo que se requiere de ustedes como individuos y de lo que se requiere de sus naciones. Hemos proporcionado los tres requisitos para construir y establecer la libertad en la Comunidad Mayor. Estos pueden servir como contextos para un importante desarrollo humano. Pero este desarrollo debe ser inspirado por el Conocimiento. De lo contrario, el deseo de unidad puede conducir a la opresión. Si no es guiado por el Conocimiento, el deseo de discernimiento puede conducir al secretismo.

Ustedes deben oponerse a la intervención. Deben denunciar su presencia. Deben exponer sus actividades. Las personas deben negarse a creer en los poderes extranjeros que están aquí sin el permiso humano, actuando contra la voluntad y la conciencia humanas. Que los gobiernos revelen la verdad a la gente es importante, pero las personas también deben revelar lo que ven y lo que ellas mismas han experimentado con respecto a la presencia de la Intervención.

La humanidad debe construir su frontera con el espacio. Debe poner sus ojos y su atención en el espacio. No puede dar la espalda al universo si quiere poder ver lo que viene y lo que ya está aquí.

La toma de gente en contra de su voluntad debe ser expuesta y denunciada. Su propósito es insidioso. Sólo puede debilitar y dividir aún más a la familia humana. Ustedes deben reconocer que ahora existe competencia, competencia de más allá del mundo. Esta competencia debe reconocerse y exponerse. Aquellos que han creído que esta presencia está aquí para beneficio de la humanidad deben ver que este no es el caso, que han sido engañados y que los que han sido tomados en contra de su voluntad creen en cosas que fueron alentados a creer.

Ustedes son los pueblos originarios de este mundo. Están experimentando una Intervención. La historia de su mundo les enseñará como es una intervención, y también que siempre se lleva a cabo en el interés de aquellos que están interviniendo. No se dejen caer bajo la persuasión y la intervención extranjeras. Entiendan que sus verdaderos amigos y aliados nunca intervendrían en el mundo de esta manera, ni llevarían a cabo estas actividades, que sólo amenazan el bienestar de las personas y socavan la unidad, la autosuficiencia y la discreción de la humanidad.

Para ser capaces de discernir amigo de enemigo en el universo deben conocer la diferencia entre su fuerza y ​​su debilidad, porque su enemigo hablará a su debilidad, y su amigo hablará a su fuerza. Todo lo que la humanidad valora está en riesgo: todo lo que han creado, todos sus avances, todo lo que han logrado que es importante. Ustedes no se dan cuenta de los regalos que se han dado aquí y lo importantes que son.

Ustedes se encontrarán con razas en el universo en cuyas poblaciones no existe la compasión de unos hacia los otros. Sus gentes se han vuelto más como máquinas, gobernadas, controladas y dirigidas, teniendo muy poco pensamiento o sentimiento por sí mismas o por los demás. Esto es común. Esta es una de las direcciones que una raza puede tomar para establecer la estabilidad y la seguridad. No es la dirección que sus aliados han tomado. Ellos han trazado un camino muy diferente para sus pueblos y para su futuro.

No crean que el futuro de la humanidad carece de esperanza, porque pensar así es caer presa de la persuasión que se ha arrojado sobre la familia humana. Porque la Intervención busca ganar su favor o bien derrotar su oposición. Si no pueden ganar su favor, buscarán desanimarlos y dejarlos sin esperanza, desesperados.

Ustedes nunca deben perder la fe en la humanidad, en el poder de un buen liderazgo humano o en la necesidad y el requerimiento de unidad, autosuficiencia y discreción humanas. No importa lo que las cosas parezcan ser, nunca deben darse por vencidos. La Intervención quiere que se den por vencidos, que cedan y se entreguen. Pero nunca deben hacerse estas cosas en la Comunidad Mayor. Porque una vez que se ha perdido, la libertad es muy difícil de recuperar, como nosotros mismos hemos experimentado poderosamente.

Ustedes van a necesitar un enorme valor para hacer lo que debe hacerse en el mundo, así como tremenda innovación, cooperación y compromiso humanos. Si no creen que esto sea posible, entonces la Intervención ya ha ganado. Entonces es sólo una cuestión de tiempo. Ustedes han sucumbido sin siquiera darse cuenta de la influencia que ha sido arrojada sobre ustedes.

La libertad y la unidad son difíciles de conseguir, y deben ser impulsadas ​​por una gran necesidad. Que una nación se vuelva libre en el universo no es por mera casualidad. Es por necesidad y por elección. Si ustedes no son libres en el universo, serán gobernados por otros. Si no logran y apoyan su libertad, entonces no controlarán su destino. Esta es la realidad de la vida en el universo. Es una realidad que puede tanto redimirlos como derrotarlos, dependiendo de cómo respondan a ella.

Muchos han fracasado en la Comunidad Mayor por estas mismas razones. Razas emergentes como la suya, incapaces de establecer su libertad o que han perdido su autosuficiencia, se encontraron bajo la persuasión de potencias extranjeras, superadas a menudo sin ningún acto de violencia abierta, superadas como resultado de sus propios conflictos, superadas por su propia privación. Todas las naciones avanzadas enfrentan el agotamiento de sus recursos. Es lo que deciden hacer frente a esto lo que hace toda la diferencia. El Conocimiento dentro del individuo las guiará a tomar la decisión correcta. Pero si el Conocimiento es desconocido o no se está experimentando, entonces se tomarán otras decisiones.

La humanidad tiene un gran poder, pero no está utilizando ese gran poder. Tiene un gran potencial, pero no se está dando cuenta de ese potencial. Los individuos y las naciones todavía tratan de ganar todo lo que puedan de su entorno, sin pensar en el mañana y lo que el mañana traerá. Las naciones se oponen entre sí y los grupos se oponen entre sí, sin ninguna conciencia de que todos se enfrentan a ser dominados en la Comunidad Mayor.

Aquí la Comunidad Mayor puede verse ya sea como una gran amenaza, una amenaza que la gente va a negar o evitar, o bien como un gran desafío que puede unir a la humanidad en su propio nombre, utilizando su propio poder y habilidad. Aquí la humanidad ganará su fuerza por necesidad —la fuerza para responder a un entorno cambiante y a un conjunto de circunstancias cambiantes.