Los Colectivos

Traducción del cuarto capítulo del libro 2 de Los Aliados de la Humanidad.

Existen sociedades en la Comunidad Mayor en todos los niveles imaginables de desarrollo social y espiritual. Esto va desde las sociedades preagrícolas hasta los imperios, los Colectivos y otros tipos de organizaciones establecidas entre los mundos para la defensa y el comercio mutuos. En todos los niveles de esta evolución hay un sinnúmero de expresiones. Sin embargo, como ya hemos dicho, hay vastas regiones de la galaxia que están inexploradas y escasamente pobladas, donde muchas sociedades viven en secreto. Y hay muchas culturas que nunca han sido descubiertas.

En nuestro discurso anterior, dimos la analogía de la Galaxia siendo enlazada por una serie de rutas, como en un mapa de carreteras en su mundo: hay grandes rutas de viaje, hay rutas secundarias de viaje y hay zonas donde no existen “carreteras” en absoluto.

Las impresiones que nos gustaría darles con respecto a la Comunidad Mayor son muy relevantes para su posición en el espacio y muy descriptivas de los ambientes que se encuentran en las proximidades de su mundo. Sin embargo, su rango de visión es todavía muy limitado y no pueden ver más allá de los planetas más cercanos, incluso en su Sistema Solar. Sus intentos de comunicación por radio son inútiles, porque nadie utiliza este tipo de tecnología para la comunicación interplanetaria.

Los viajes en el Universo están muy acelerados según los estándares humanos, pero siguen siendo muy lentos, dada la inmensidad del paisaje físico. Los grandes imperios y los Colectivos sólo pueden extenderse allí donde han establecido una infraestructura cercana. La gestión de los puestos de avanzada distantes es muy difícil logísticamente, e implica otros riesgos relacionados con la intervención de otras razas, así como problemas con las jurisdicciones y conflictos regionales. Por esta razón, en zonas escasamente pobladas de la galaxia uno no encuentra a los Colectivos. Hasta los grandes imperios raras veces pueden enviar exploradores de recursos por estas regiones, porque están demasiado distantes, e incluso si se hicieran descubrimientos, los problemas logísticos que implica el envío de suministros y el acceso a estos recursos son formidables. Para complicar aún más el asunto, en las zonas más pobladas de la Galaxia hay reglas regionales de conducta. Así que las naciones no tienen libertad para moverse a cualquier lugar que quieran en sus exploraciones.

Por supuesto, no podemos esperar que la familia humana entienda esto. Su perspectiva actual es que el Universo está realmente ahí para ser explorado y tomado para su propio beneficio. Pero resulta que ustedes no son los primeros en llegar. Y hay muchas civilizaciones e imperios que son mucho más antiguos que cualquier cosa que la humanidad haya establecido hasta ahora en la Tierra.

En el Universo ocurren guerras y grandes conflictos, pero son relativamente inusuales. Las rebeliones y conflictos internos son más comunes, pero las guerras entre las grandes naciones e imperios en el Universo son mucho más inusuales de lo que pudieran pensar. No podemos hablar de otras galaxias, porque nunca nos hemos aventurado allí. Pero por lo que conocemos de esta Galaxia y nuestros propios viajes, sabemos que estas cosas son ciertas.

La humanidad todavía está descubriendo muchos secretos de la tecnología, por lo que es en ella donde pone su esperanza y su promesa. Sin embargo, entre las naciones más avanzadas el poder de influencia en el Ambiente Mental es por mucho el mayor ámbito de influencia. Porque, como hemos dicho, la tecnología puede ser comprada y copiada. No es ahí donde por lo general se encuentran las ventajas reales.

Sin embargo, los recursos son valiosos y, por lo tanto, la destrucción de los ambientes naturales en general se ve con desdén. Para preservar estos recursos y entornos, la mayoría de los exploradores de recursos —incluyendo a los Colectivos— intentarán persuadir a la raza nativa de que se alíe con ellos, en vez de tratar de superar a esa raza por la fuerza. Esta estrategia también la entienden muchas civilizaciones avanzadas, que han aprendido a través de mucho ensayo y error y muchos períodos difíciles en la historia de sus mundos. A medida que las sociedades se vuelven más avanzadas tecnológicamente, la necesidad de recursos es mayor y la preservación de los recursos naturales se vuelve su mayor énfasis. En muchos casos, los nativos han excedido los recursos de sus propios planetas, incluso hasta el punto de que estos mundos se han vuelto estériles e improductivos.

Esto da evidencia de por qué su mundo es visto con tan gran interés entre esas pocas razas, en términos relativos, que son conscientes de ustedes. Biológicamente rico, rico en recursos, con importancia estratégica y accesible para muchos de los colectivos que viven en esta parte de la galaxia, este planeta es un verdadero premio.

Su proximidad a las áreas que están bastante habitadas supone para ustedes tanto una desventaja como una ventaja. La desventaja, por supuesto, es que su mundo será reconocido y está al alcance de los Colectivos, que no son sino una de las formas de estructura social en el Universo. La ventaja para ustedes, sin embargo, es que el mundo no puede ser conquistado, porque viven en una región que se rige por normas de conducta. Si el mundo existiera en una parte muy remota de la galaxia donde no se establecieron dichas normas de conducta, entonces podría ser tomado por la fuerza. Podría ser tomado por exploradores de recursos, por piratas, por grandes estados nacionales —por cualquiera que pudiera tener acceso a él y mantener el control y la autoridad.

Así que el hecho de que ustedes vivan en una, digamos, parte “civilizada” del Universo, les da cierto grado de protección. En esta región, donde también nosotros habitamos, es ilegal que un nuevo mundo como el suyo sea invadido sin el permiso de la raza nativa. Esto significa que su mundo no puede formar parte de una asociación mayor a menos que la humanidad demuestre visiblemente que está de acuerdo y dé la bienvenida a la Intervención.

Debido a que la Comunidad Mayor —en especial la zona en la que viven— es un entorno muy competitivo, y debido a que son muchos los Colectivos que habitan aquí, estos tienden a mantenerse mutuamente a raya, y actuarán legalmente unos contra otros si es necesario y se violan las reglas básicas de conducta. Por lo tanto, si un Colectivo tratara de tomar este mundo por la fuerza, sería contrarrestado por otros Colectivos que tienen un interés en este mundo y por sus competidores en otros lugares, que mantendrían este tipo de acciones a raya.

No podemos esperar que ustedes sean conscientes de los detalles de una situación tan compleja, pero es importante que sepan que el universo que les rodea no está vacío ni carente de vida. Es importante que sepan que el Universo cercano a sus orillas no es primitivo ni desorganizado. Esto les ayudará a entender cómo los Colectivos están interviniendo en el funcionamiento de su mundo y cómo pueden contrarrestarlos. Esto les da ciertas ventajas, que ustedes deben aprender a reconocer y emplear en su propia defensa.

Hay otras partes del Universo donde existen grandes imperios, y estos fijan sus propias reglas, al tener pocos competidores dentro de sus regiones. Y hay muchas otras áreas en las que muchas naciones se han unido en asociaciones, ya sean económicas, políticas, militares o las tres, para su defensa y su comercio mutuos. Estas asociaciones son muy comunes en las zonas que están muy habitadas en el Universo.

La región en la que viven, que abarca según su estimación una zona muy amplia, contiene aproximadamente cinco mil estrellas. A esto lo llamamos una región, porque es así como se delinea. Esta es una parte muy pequeña de la galaxia, como se pueden imaginar, pero bastante grande en cuanto a sus intereses y necesidades. En esta región hay reglas importantes de conducta. Existen pequeños imperios, algunos de los cuales ustedes llamarían dictaduras y algunos otros que son de naturaleza más democrática. Existen Colectivos, que son bastante poderosos pero limitados a ciertas áreas en las que tienen influencia. Sin embargo, dentro de esta región, todas las áreas que están conectadas por las principales rutas de comercio se rigen por códigos y consejos. Esto se hace así para proporcionar protección y seguridad y asegurar que la violencia no estalle y no crezca hasta convertirse en una guerra total. Con frecuencia se producen disputas, que se manejan ya sea mediante negociaciones o mediante procedimientos legales.

Sin embargo, estos órganos de gobierno sólo supervisan las rutas comerciales, principalmente. Y los sostienen organizaciones de los estados que están adheridos a estos órganos por su propio beneficio y seguridad mutua. Algunas de estas organizaciones son más fuertes que otras. Sin embargo, cuando uno tiene poderes más grandes como competencia, se toma muy en serio las normas de conducta y las aplica con firmeza.

En la región en la que existe su mundo, a los Colectivos no se les permite tener ejércitos o fuerzas militares. No obstante, se les permite tener fuerzas de seguridad para su propia defensa. Siendo instituciones principalmente económicas, los Colectivos tratan de proteger sus intereses y sus rutas comerciales con sus propias fuerzas. Pero no tienen grandes ejércitos como ustedes podrían imaginar. Ellos pueden contratar fuerzas de seguridad cuando viajan por zonas que se consideran peligrosas para el comercio o que son políticamente inestables entre las naciones residentes. Pero en esencia, los Colectivos, que nos gustaría tomar algún tiempo para describir ahora, no son potencias militares. Son poderes económicos. Su atención se centra en el comercio, en la adquisición de recursos y en la construcción de su alianza entre mundos como el suyo.

Hay muchos colectivos operando en la región donde existe su mundo. Algunos de estos Colectivos están centrados en esta región. Otros tienen sus centros en otros lugares y tienen aquí importantes establecimientos satélite. Es un hecho interesante de la vida que allí donde existen Colectivos y compiten entre sí, otras naciones han establecido sus propias defensas contra ellos, para que los Colectivos no puedan intervenir en los negocios, el comercio y los asuntos internos de estos mundos. Como estamos hablando de muchas naciones dentro de una región —muchas de los cuales tienen sus propios establecimientos militares—, los Colectivos deben cumplir entonces con ciertas reglas de conducta o, si no es así, enfrentarse a consecuencias muy graves. Al carecer de un armamento propio significativo, deben utilizar las negociaciones, la diplomacia y la influencia como sus principales medios de consecución.

Por lo tanto, aquellos con los que ustedes se están encontrando en el Universo en este momento representan a organizaciones muy jerarquizadas y altamente organizadas, cuya función es la adquisición y el desarrollo de recursos. Los Colectivos, en general, se componen de una serie de razas que funcionan a diferentes niveles de autoridad y mando. Aquellos que realmente controlan a los Colectivos que están funcionando en su mundo probablemente no han sido encontrados por nadie en el mundo todavía. Ustedes sólo han reconocido a las clases obreras que están criadas para servir en funciones específicas. Aunque son entidades biológicas, sus códigos biológicos, su formación, su estricta educación y su enfoque genético les han dado muy poca individualidad y muy pocas capacidades individuales de razonamiento y discernimiento. Funcionan de manera muy parecida a, bueno, una mente colectiva. Están rígidamente controlados. Tienen poca o ninguna libertad personal. Sus áreas de operación son muy específicas y las llevan a cabo con una eficiencia impresionante.

Sin embargo, los Colectivos son intrínsecamente débiles, porque no se basan en lo que llamamos “Conocimiento”. Por lo tanto, no tienen la fuerza de la perspicacia. No son creativos en sus enfoques. Ellos tienden a imitarse el uno al otro. Ellos confían en su estructura, sus códigos de conducta y su capacidad de manipular los pensamientos y sentimientos de no sólo sus miembros, sino también de esas razas a las que tratan de influir. Aunque los Colectivos son muy potentes en ciertos aspectos, ellos tienen debilidades inherentes.

A lo largo de la historia, los Colectivos han tenido grandes dificultades para mantener el control y la autoridad sobre sus propias poblaciones, ya que estas incluyen muchos grupos raciales diferentes. Las clases obreras son criadas para servir, pero incluso ellas tienen ciertas cualidades que las clases dominantes de los Colectivos encuentran difíciles de manejar. Se han producido revueltas, y los Colectivos han sufrido grandes pérdidas como resultado. Son sin duda imperfectos, pero lo más importante es que no se rigen por el Conocimiento o el poder del Espíritu. Esto significa que sus defensas pueden ser penetradas, sus secretos pueden ser descubiertos, sus actividades pueden ser reveladas y sus engaños pueden ser comprendidos por aquellos que son fuertes en el Conocimiento y tienen libertad para ver, saber y actuar.

Otras naciones en regiones como la suya hacen frente a los Colectivos muy, muy cuidadosamente, y no les permiten ningún tipo de penetración en los asuntos internos de su mundo. A veces, los Colectivos son considerados como un mal necesario para proporcionar los recursos esenciales que estos mundos necesitan. Los Colectivos tienen mucha destreza y habilidad en las áreas en las que son fuertes. Y las naciones que han sido capaces de interactuar con ellos con éxito han tenido que mantener una distancia considerable y ser extremadamente discretas.

Ciertamente, ninguna raza que entienda sus verdaderos intereses y las realidades de la vida en el Universo permitiría intervenciones como la que está sucediendo en su mundo. El hecho de que la Intervención esté en marcha en su mundo demuestra que la humanidad no tiene esta conciencia, y que no tiene la unidad o la cohesión social para resistir y contrarrestar intervenciones injustificadas y no deseadas como esta.

Se nos ha dicho que [en la Tierra] hay grandes organizaciones económicas que tienen intereses por todo su mundo, y que estas emplean a diferentes naciones y grupos a su servicio. Tal vez esto puede servir entonces como un ejemplo. Pero los Colectivos son mucho más grandes. Pueden abarcar cientos de mundos y establecimientos planetarios y existir a través de vastas extensiones del espacio. Pueden tener un control significativo y siempre están interesados ​​en obtener nuevas lealtades y nuevos miembros.

Los Colectivos no son sino una de las formas de estructura social en el Universo. Los Colectivos varían entre sí. Algunos son puramente económicos y laicos en su establecimiento, su enfoque, su teoría y su filosofía. Otros tienen componentes religiosos. Sin embargo, tener componentes religiosos no significa que sean de naturaleza religiosa. Simplemente significa que parte de su filosofía abarca la espiritualidad, sea cual sea el grado de conciencia espiritual que haya entre sus miembros dirigiendo la conciencia y el interés espiritual, especialmente entre sus clases dirigentes. Sin embargo, hemos encontrado, con muy pocas excepciones, que los Colectivos consideran su propia supervivencia y su propia estructura como el único foco de su devoción. Su devoción es casi religiosa en su naturaleza, a pesar de que sus organizaciones rara vez lo son. Si fueran fuertes en el Conocimiento, no serían Colectivos.

Fundamentalmente, un Colectivo es diferente de un imperio en que no tiene ningún planeta de origen. Es un grupo de planetas disímiles que se han unido, por lo general a través de la conquista y la persuasión, y se han convertido en una fuerza económica formidable. Mientras que un imperio generalmente se centra en un solo mundo o en una sola región de una única raza, los Colectivos se componen de muchas razas diferentes. Nunca hemos sido capaces de penetrar en la jerarquía de un Colectivo, por lo que no podemos hablar de la composición de su liderazgo en términos de su origen racial. Pero sabemos que son diversos y que manejan su diversidad con un estricto código ético y un control jerárquico que ustedes encontrarían totalmente opresivo. Ciertamente, nosotros no podríamos vivir dentro de una sociedad así, aunque en nuestros casos estuvimos muy cerca de tener que hacerlo.

La verdadera democracia, como ustedes la llamarían, existe en el Universo incluso en grandes manifestaciones, pero es mucho más inusual de lo que podrían pensar. Y sin duda alguna, una verdadera democracia tendría que llegar a ser muy fuerte en sus relaciones con la Comunidad Mayor, teniendo mucho cuidado de evitar, en lo posible, las interacciones con los Colectivos y otros tipos agresivos de imperios.

En el Universo no hay un único imperio o Colectivo que sea predominante. Hay demasiada diversidad y vida. Hay demasiada competencia. Y ha habido disputas duraderas entre ciertas naciones. La tecnología avanzada abunda en muchas sociedades, por lo que las ventajas que se buscan no son de naturaleza tecnológica. Aunque algunas naciones son más ricas que otras, en el Universo se han desarrollado defensas formidables contra la intrusión violenta. Una vez más, los Colectivos tienen cierto tipo de ventajas por el hecho de que no utilizan la fuerza. Ellos no dependen de una presencia militar para lograr sus objetivos.

Nuestros mundos nativos existen todos en la región en la que se encuentra su mundo, o bien en sus cercanías. Todos hemos tenido que lidiar con Colectivos. Todos hemos tenido que lidiar con exploradores de recursos de otras naciones. Todos hemos tenido que aprender a proteger y asegurar nuestra libertad y llegar a ser tan autosuficientes como sea posible, en muchos casos dependiendo unos de otros para obtener los recursos esenciales para nuestra supervivencia y nuestro bienestar.

Cuando más autosuficiente un mundo pueda llegar a ser y más pueda sostener esta autosuficiencia, más fuerte y más independiente será por naturaleza en el Universo. A menudo, las naciones se vuelven dependientes de Colectivos porque han agotado sus recursos fundamentales, y ahora deben depender del comercio y negociar por las cosas más básicas que necesitan para vivir. Esto, por supuesto, hace que estas naciones sean extremadamente vulnerables a la usurpación, y en muchos casos se vuelven parte de Colectivos o bien muy dependientes de ellos.

Con el deterioro de su entorno natural y el rápido agotamiento de sus recursos esenciales, ustedes se están moviendo a una posición de extrema vulnerabilidad e impotencia en el Universo. Esto debe ser parte de su comprensión. Entre su gente, e incluso entre sus gobiernos y líderes, hay poca o ninguna conciencia de las realidades de la vida, el comercio y la manipulación en el Universo. Hemos aprendido mucho de sus transmisiones, y hemos aprendido mucho de los Invisibles. Su mundo, en muchos aspectos, tiene problemas comunes a la vida emergente y desarrollada en todo el universo.

Ustedes tienen un interés inherente, por lo tanto, en el mantenimiento y la conservación de los recursos fundamentales de su mundo y en la regeneración exitosa de estos recursos. Sin esto, los Colectivos tendrán una gran ventaja en sus influencias. Sin esto, incluso si ustedes resistieran a los Colectivos, con el tiempo necesitarían lo que ellos les ofrecen: materias primas, energía, producción de alimentos, tecnología avanzada. Todas estas cosas crean un estado de dependencia, ya sea a un Colectivo o a muchos otros tipos de estados, naciones y organizaciones que están directamente involucradas en el comercio y los negocios. Es evidente que su mundo estaría en gran desventaja si no pudiera negociar con éxito por las cosas mismas que ustedes necesitan. Con el tiempo, tendrían que aceptar los términos que les presenten. El resultado de esto se hace entonces evidente. Ustedes serían incorporados a la infraestructura de otros mundos, ya se trate de un colectivo, de un imperio o de una asociación agresiva de mundos, todos los cuales siempre están en busca de nuevos territorios y nuevos recursos.

Los Invisibles nos han dicho que, en respuesta a nuestra primera serie de discursos, muchas personas se sienten impotentes y sin esperanza al encarar el encuentro de todas estas cosas. Lo entendemos. Nos hemos enfrentado a tales umbrales nosotros mismos, con consecuencias muy graves porque no nos preparamos a tiempo. Sin embargo, como ya hemos dicho y debemos seguir recalcando, la humanidad tiene el poder y la habilidad para detener la Intervención y prevenir futuras intervenciones de este tipo. Ustedes tienen el Conocimiento inherente viviendo en ustedes. Esto es lo que entendemos por espiritualidad. Ustedes tienen suficiente poder individual y la tecnología suficiente para contrarrestar el tipo de intervención que se está produciendo en su mundo en este momento. Ustedes podrían echar a la Intervención si tuvieran la voluntad de hacerlo. Pero deben ser educados acerca de la Comunidad Mayor, y deben ser muy claros y sobrios sobre lo que están enfrentando en este momento. Es por ello que nuestro consejo es muy importante, si pueden recibirlo.

Parte de la inducción de la Intervención consiste en desalentar a aquellos que son conscientes de su verdadera naturaleza. En otras palabras, para aquellas personas que son conscientes de la Intervención, el intento de los visitantes será desmoralizarlos y desalentarlos para hacer que se sientan débiles, indefensos e impotentes ante ellos, para hacerlos creer que están siendo visitados por enormes poderes con fuerza ilimitada, y que no tienen absolutamente ninguna posibilidad de resistir la persuasión o detener su presencia en el mundo.

Esto no es más que parte de la manipulación que se está perpetrando. Para aquellos que parecen cooperativos y receptivos, se hará hincapié en los beneficios gloriosos de colaborar con los visitantes. Para aquellos que están en duda acerca de estas cosas o que no pueden ser persuadidos, en cambio, el desaliento y la desmoralización serán la principal influencia.

Aquí, entonces, es necesario que ustedes entiendan que su propio sentido de debilidad e impotencia no es sólo un producto de su falta de confianza en sí mismos, sino que es en realidad parte de la manipulación que se está lanzando en su Ambiente Mental. Entendemos que los gobiernos de su mundo alientan a sus poblaciones a sentirse débiles y dependientes de la estructura y la autoridad de su gobierno. Pero aquí estamos hablando de un tipo mayor y más generalizado de influencia.

La humanidad sucumbirá ya sea por ser convencida de hacerlo o por ser desalentada de resistir. Estas son dos formas de manipulación con un objetivo común. Por lo tanto, ustedes no deben perder la fe. Deben aprender acerca de la vida en la Comunidad Mayor.

Ustedes tienen fortalezas y debilidades. Los Colectivos tienen fortalezas y debilidades. Su posición en el Universo tiene sus ventajas y sus desventajas. Ustedes también tienen aliados que quieren ver la libertad humana protegida y que quieren ver a la humanidad emergiendo a la Comunidad Mayor como un mundo libre, unido y protegido. Nosotros apoyamos esto en todas partes, porque esta es la verdadera inclinación espiritual. En el universo en el que viven hay fuerzas formidables de oposición en contra de esto. Sin embargo, hay fuerzas poderosas que mantienen viva la libertad y la fomentan y la alimentan dondequiera que se pueda lograr.

Por lo tanto, entiendan que si ustedes se sienten débiles, indefensos y abrumados, parte de este sentimiento viene de la propia Intervención. Aquí deben tener una gran confianza en la bondad inherente de la humanidad y reconocer el valor real de su libertad. Nunca antes han sido retados de esta forma. Su libertad como raza, como pueblo y como mundo nunca antes ha sido desafiada de esta forma. Sin embargo, todos en el mundo pueden, al menos, valorar la posibilidad de libertad y cualquier libertad que puedan tener en este momento. Todo está en riesgo ahora.

Aquí es donde ustedes encuentran su unidad común, y aquí es donde sanan sus conflictos y sus antiguas animosidades mutuas. Aquí saldan sus cuentas, porque ahora no importan. Lo que importa es la preservación de la libertad humana y su preeminencia en su propio mundo. Lo que importa ahora es la preservación de los recursos de su mundo para su propia supervivencia y su seguridad en el futuro. Lo que importa ahora es que ustedes reconozcan la Intervención y tomen las medidas necesarias para impedirla y detenerla. Esto debe ocurrir en todos los niveles de sus sociedades: al nivel del gobierno, al nivel de la religión y al nivel de la voluntad de la gente común.

Sabemos de grandes fuerzas espirituales en el mundo que apoyan esto y lo alientan. Sin embargo, su influencia y sus voces pueden ser eclipsadas ​​por los efectos de la Intervención y por el desconocimiento de las propias personas. En nuestros mundos, se nos enviaron emisarios para que nos asesoraran sobre el peligro inminente al que nos enfrentábamos debido a la infiltración de potencias extranjeras en nuestros mundos. Estábamos siendo seducidos, como ahora están siendo seducidos ustedes, a participar en los beneficios mutuos del comercio y los negocios. Aquellos de nosotros que eran escépticos y aquellos de nosotros que resistieron tales persuasiones, fueron aislados de nuestras sociedades y fueron disuadidos, desanimados y desmoralizados hasta un punto en el que no pudieron tener la voz gobernante ni pudieron representar la voluntad de la gente.

Si su gente simplemente quiere baratijas del Universo, nuevos juguetes tecnológicos para jugar, y  ustedes darían su libertad y su autonomía por esto, entonces, ciertamente, nuestras palabras no bastarán. Pero la educación debe comenzar en alguna parte. Y tiene que llegar a esas personas que ya tienen una sensibilidad hacia la Comunidad Mayor. Debe llegar a aquellas personas que valoran la libertad humana y no la dan por sentada. Debe llegar a aquellas personas que ya han sido afectadas por la Intervención, ya sea directa o indirectamente. Debe comenzar en alguna parte. Ustedes necesitan saber que tienen aliados en la Comunidad Mayor, pero también necesitan saber que serán la fuerza y la cooperación humanas las que tornarán la marea a su favor. No podemos intervenir más allá de darles nuestro consejo.

Ustedes deben entender sin ambivalencia ni confusión la verdadera naturaleza y propósito de la Intervención en el mundo actual. En este momento, sus verdaderos aliados no están presentes en el mundo. Ellos no están caminando en la superficie de su mundo. No están viviendo en su mundo. No están influyendo en sus gobiernos ni en las personas en posiciones de poder. Ellos no están en contacto con su gente sensitiva y sus psíquicos. No están tratando de convencer a los que son religiosos en sus puntos de vista.

Hablamos en nombre de sus verdaderos aliados. Nuestro consejo pretende darles perspectiva, comprensión y sobriedad, así como ayudar a compensar las influencias que están siendo lanzadas sobre ustedes y han sido lanzadas sobre ustedes ya por décadas. Ustedes tienen el poder para resistir. Tienen el poder para unirse. Tienen el poder para expulsar esta influencia.

Los Colectivos no creen que ustedes vayan a resistir, por lo que son menos cuidadosos de lo que tal vez deberían a la hora de influirles. Creen que este proyecto será lento pero fácil, y que el objetivo final será logrado sin gran dificultad. Por lo tanto, debemos hablar a aquellas personas que están listas y son capaces de responder. No hay otro problema o dilema en su vida tan importante como este. Cualquier cosa que ustedes hayan establecido en beneficio de su nación, de su grupo, de su cultura o de su tradición religiosa se perderá ante la Intervención. Ustedes no quieren ser parte de un Colectivo. Deben confiar en nosotros en este sentido y considerar nuestras palabras en serio. No hay libertad allí. Ustedes solo serían servidores atados a sus nuevos amos. Y aunque aquellos de ustedes que representan a sus amos tendrán ciertos privilegios, todos ustedes serán esclavizados. Y entonces, el poder para resistir, a pesar de que todavía podría recabarse, tendría costos y consecuencias mucho mayores.

Para aquellos poderes dominantes que observan a los Colectivos que están interviniendo en su mundo, debe parecer que la humanidad da la bienvenida a la presencia de los Colectivos. Debe parecer desde el exterior que la humanidad está a favor de esta Intervención. Es por eso que se hace un gran esfuerzo para asegurar emisarios a favor de la Intervención y tener personas en posiciones de poder y liderazgo que abogan por la presencia de los visitantes y afirman las promesas de mayor riqueza, poder, libertad y paz de los visitantes. ¿Pueden entender lo que les estamos diciendo aquí? Se trata de un engaño, tanto dentro de su mundo como más allá.

Hasta que no haya una voz fuerte de resistencia a la Intervención que se haga conocida y pública, para los observadores externos parecerá que la Intervención está siendo recibida por la humanidad y que está siendo defendida por la humanidad. La Intervención tiene ya muchos ponentes y representantes, pero pocos críticos vocales. Incluso su crítica vocal crea problemas para la Intervención. Hasta si las personas hablan y dicen: “¡No, esto es un error! ¡Estamos siendo visitados en contra de nuestra voluntad! ¡Estamos siendo persuadidos y manipulados en contra de nuestra voluntad! ¡Esto no debe suceder! ¡No den la bienvenida a esto! ¡Y exigimos que los visitantes nos dejen!” Hasta que se escuchen estas voces, a los órganos de gobierno y a los que compiten con estos Colectivos les parecerá que estos visitantes están aquí con el consentimiento humano. Incluso suscitar una protesta pública sería muy beneficioso para ustedes.

No es que ustedes tengan que expulsar físicamente a los visitantes, sino que deben demostrar su descontento con su presencia y sus actividades. Deben demostrar sobriedad con respecto a sus incentivos y sus engaños. Y deben hablar contra su intento de cruzarse con la humanidad para crear un nuevo liderazgo aquí. Ustedes deben denunciar el secuestro de personas en contra de su voluntad. Porque estas cosas se están llevando a cabo en secreto. Incluso las autoridades externas no saben que esto está sucediendo.

Debemos seguir enfatizando estas cosas para que puedan ver y entender con claridad. Levanten su voz en contra de la Intervención, y la Intervención se pondrá en riesgo. Resistan la Intervención, y la Intervención deberá detenerse, y los Colectivos deberán encontrar otras formas de ganar su atención y su lealtad.

Como dijimos en nuestros discursos anteriores, nadie debe poner un pie en su tierra sin su consentimiento expreso. Sus aliados no vendrían aquí sin este consentimiento expreso, a pesar de que en un momento anterior intentaron llegar a ciertos individuos en el mundo, de cara a la Intervención. Sin embargo, en términos generales, ningún verdadero aliado de la humanidad intervendría en los asuntos humanos.

No crean que ustedes pueden persuadir a los trabajadores de los Colectivos que muy probablemente encontrarán en sus encuentros cara a cara. Ellos no tienen el discernimiento o la voluntad para entender su punto de vista. Sólo están llevando a cabo sus funciones, ya que han sido criados para hacerlo. A pesar de que son seres biológicos y todavía tienen potencial para el Espíritu, la probabilidad de que ustedes sean capaces de convencerlos es muy, muy limitada. Ellos están funcionando mecánicamente. No tienen la base moral que ustedes tienen. No conocen la libertad personal y no la valoran, después de haber sido enseñados que la libertad personal es caótica, rebelde y destructiva. Ellos no aceptarían sus súplicas ni sus recomendaciones. E incluso los que manejan y controlan a estos trabajadores, a pesar de tener una mayor autoridad, no serán capaces de comprender sus quejas o sus convicciones.

No es así como ustedes detendrán la Intervención. No la detendrán creando disensión entre sus filas. La detendrán creando una voz en su contra y si la gente se une para evitar que la Intervención suceda en el mundo. En este momento, las naves extranjeras van y vienen a su antojo. Toman personas a voluntad. Toman recursos biológicos a voluntad. Acceden a personas en posiciones de poder a voluntad. No existen la resistencia y el convenio colectivo necesarios para contrarrestar cualquiera de estas intrusiones, cualquiera de estas violaciones de sus derechos fundamentales. Esto debe cambiar. Y debe comenzar con alguien. Debe comenzar con ustedes individualmente y con otros como ustedes que tienen una mayor conciencia y sensibilidad. Debe comenzar con aquellos que pueden responder a un mensaje como el nuestro y que tienen la confianza interior para saber que estamos diciendo la verdad.