Las Realidades de la Comunidad Mayor

Traducción del sexto capítulo del libro 3 de Los Aliados de la Humanidad.

Es necesario ahora que corrijamos ciertas suposiciones que se han hecho en su mundo sobre la vida en el universo. Estas suposiciones dan una muy falsa impresión sobre lo que realmente está sucediendo en los mundos de su vecindad, cómo se lleva a cabo la interacción entre las razas libres y la falta de libertad que existe en partes muy habitadas del Universo.

Estas son las restricciones que implica vivir dentro de una Comunidad Mayor, restricciones que tienen beneficios y limitaciones. La ventaja para ustedes es la relativa paz que se vive en esta parte de la galaxia, donde las naciones no están tratando de conquistar a las demás usando la fuerza, donde la violencia pura y simple es extremadamente rara y no tienen que preocuparse por ejércitos invasores y armadas de naves acercándose a su mundo. Ustedes viven en una región muy civilizada y restringida del espacio.

Las naciones respetan esto porque son dependientes unas de otras. Tras haber enfrentado el agotamiento de sus recursos, a través de la persuasión y la necesidad se han vuelto dependientes unas de otras, y por lo tanto dependen en gran medida de tener relaciones estables con los demás. A pesar de esto, los exploradores de recursos y los Colectivos económicos abundan, participando en el comercio legal e ilegal y realizando actividades que la mayoría de los mundos no podrían realizar directamente.

Dentro de esta región del espacio, ustedes no podrán viajar libremente en caso de que salgan de los límites de su sistema solar. Las rutas comerciales las establecen y mantienen aquellas razas que las utilizan. Algunas son extremadamente privadas. Algunas son muy grandes y se enlazan con sistemas muy alejados de esta región. Aquí uno no puede ir a donde quiera, y el viaje es relativamente lento.

El viaje interdimensional ha demostrado ser extremadamente peligroso. Al menos en esta parte del universo, la experiencia ha sido que los que lo intentan nunca regresan, porque los portales están siempre en movimiento y no pueden localizarse ni navegarse de forma fiable. Los que pasan a través de ellos a otra dimensión se encuentran ya sea en el territorio de algún otro o bien en una realidad en la que no pueden sobrevivir. Existe una razón para que haya barreras entre estas dimensiones.

Uno no puede ir de un extremo de la galaxia al otro. De hecho, nadie ha viajado siquiera la extensión de la galaxia de la que somos conscientes. Dejar el distrito que uno habita implica dejar la seguridad y la protección de su propia esfera de influencia. Viajar fuera de esta parte altamente habitada del espacio implica entrar en zonas que son peligrosas y quizá desconocidas, donde la piratería es común y donde se puede entrar en el territorio de otro sin saberlo, poniéndose así en riesgo extremo.

Las naciones que viven fuera de las regiones bien establecidas como ésta mantienen una seguridad muy estricta, porque están muy expuestas a las inseguridades y peligros que abundan en la Comunidad Mayor. Las razas libres se relacionan unas con otras, pero rara vez viajan por mayores regiones del espacio. Al no estar involucradas en vastas redes de comercio, tratan de permanecer ocultas y por lo tanto seguras.

Se hacen viajes y comercio de larga distancia, pero sólo en las rutas establecidas, donde la seguridad ha sido provista por los estados miembros —estados miembros de las organizaciones que dirigen y supervisan estas rutas de comercio—. Si uno no forma parte de una asociación de este tipo, entonces no tiene acceso a estas avenidas para el viaje. Cualquier intento de viajar fuera de estas vías se considera muy arriesgado, porque fuera de las rutas de comercio existe comercio ilegal, y ahí el peligro para la seguridad propia es muy alto.

Las naciones se unen en su defensa por varias razones: para establecer sus propias redes de comercio, para asegurarse unas a otras el acceso a recursos vitales, para mantener la estabilidad en sus regiones y para contrarrestar cualquier movimiento de conquista o expansión de un imperio. Los grandes imperios son inusuales en el universo, como ya hemos mencionado. Son inherentemente inestables y difíciles de mantener.

La mayoría de las naciones representan a una única raza, con variaciones de esa raza criadas para ciertos propósitos si ese mundo ha adoptado la cría colectiva. La cría colectiva ha demostrado ser difícil, con consecuencias imprevistas. Los Colectivos la utilizan, pero sólo para tareas muy específicas.

Las barreras medioambientales son significativas en el espacio, y se abordan con extremo cuidado y preocupación. Razas de diferentes mundos raramente se visitan entre sí con libertad. Sólo entre las naciones libres que han tenido contacto por largo tiempo entre sí y han comprendido sus ambientes a fondo se hace esto con alguna laxitud.

Muy rara vez encontrarán mundos donde muchas razas diferentes coexistan, y ciertamente no entre las naciones que comercian, donde pueden introducirse peligros ambientales o biológicos procedentes de las regiones periféricas. Si las naciones eligen vivir en estados de mayor tecnología, se vuelven cada vez menos adaptadas a los ambientes naturales, y por lo tanto el umbral biológico se vuelve extremadamente importante y extremadamente peligroso.

Se han hecho intentos de establecer colonias en la Tierra, pero todas estas colonias han fracasado debido a la amenaza biológica. Las razas autóctonas de su mundo eran demasiado primitivas para ser consideradas relaciones importantes —no suficientemente importantes para establecer grandes actividades de hibridación—. Se han hecho intentos de influir en culturas anteriores en su mundo, pero los resultados no han sido significativos.

Aquellos que están interviniendo hoy en el mundo no representan a las razas que los han visitado desde hace mucho tiempo, y por lo tanto carecen de cualquier derecho o reclamación sobre este planeta o cualquier forma de asociación inherente con la familia humana. Aquellos que ustedes encontrarán son seres físicos impulsados ​​por necesidades físicas. No son demonios. No son ángeles. Ellos los explotarán si pueden, porque ustedes todavía no se han establecido como una raza unida con alguna eficacia en la Comunidad Mayor, y hasta que lo hagan, otros tratarán de aprovechar el valor de este mundo y su presencia aquí.

Hay grandes poderes espirituales en el universo, pero no los confundan con aquellos que están interviniendo en su mundo, pues si lo hacen cometerán un error de juicio crítico y tal vez fatal.

La libertad es infrecuente en el universo del que somos conscientes. Por lo que hemos aprendido a lo largo de muchos siglos, relacionándonos con razas lejanas y recibiendo contactos desde lejos, las circunstancias que experimentamos en estas regiones locales del espacio son muy similares en otras áreas también.

Sólo en territorios desconocidos o en regiones que están escasamente habitadas por razas tecnológicamente avanzadas las circunstancias son muy diferentes. Estas regiones presentan peligros excepcionales. Incluso para una raza que busca estar aislada y apartada, supone riesgos excepcionales.

Es por eso que los territorios desconocidos permanecen inexplorados, porque la exploración espacial es solamente periférica y nunca se lleva muy lejos. Las naves requieren combustible. El combustible no puede ser reabastecido. Los exploradores entran en regiones donde hay fuerzas desconocidas. Los exploradores encuentran problemas ambientales y logísticos. Visitar planetas terrestres siempre conlleva un riesgo biológico si estos contienen una gran presencia biológica. Muchos grupos han enfermado y perecido.

El viaje en el universo es una tarea muy difícil y formidable. Sus distancias son increíblemente enormes, y cuando uno abandona un territorio conocido solo puede contar consigo mismo. Si uno no tiene la cartografía y los mapas adecuados, perderse es muy fácil, y encontrar su camino de regreso muy difícil.

Las naciones utilizan transmisores para comunicarse con los viajeros distantes, pero más allá de una cierta distancia es imposible localizar una nave. Esto representa los límites de la tecnología, limites que la familia humana no ha alcanzado. La familia humana sueña con tener habilidades y poderes ilimitados en el universo, pensando que pueden ir a donde quieran, hacer lo que quieran y conocer a quien quieran. Pero, por desgracia, la realidad es muy diferente.

No hay ninguna raza cuidando de la humanidad como si ustedes fueran niños y ellos los padres. Sin embargo, ustedes tienen aliados potenciales con quienes pueden participar en el futuro, si es que ustedes establecen y mantienen los tres requisitos para la libertad que hemos mencionado.

En este momento, la humanidad no está preparada para el Contacto, y esa es una de las razones por las cuales la Intervención es inapropiada y poco ética. La humanidad es incapaz de participar sabiamente con la Comunidad Mayor. Carece de la madurez, la unidad, la fuerza y ​​el discernimiento necesarios para poder hacerlo con eficacia. Relacionarse con la humanidad en estas circunstancias es aprovecharse de su debilidad y de su falta de sabiduría y experiencia. Ustedes no pueden ayudar a una raza joven interfiriendo y tratando de controlar su destino, y ninguna nación sabia lo intentaría. Los que lo hacen están aquí para sus propios fines y buscan cumplir sus propios objetivos.

La humanidad ha construido capas de expectativas, fantasías y creencias que hacen que le resulte imposible contemplar la realidad de la vida más allá de sus fronteras o ver que la Comunidad Mayor es una expresión de la naturaleza en una escala inmensa e incomprensible. Aquí las leyes de la naturaleza aún continúan y siguen limitando los movimientos y el comportamiento de las razas. La tecnología no puede superar esto por completo.

Muchas personas pueden sentirse decepcionadas por el universo que estamos presentando, pero este es el universo real con el que van a tener que lidiar, y si ignoran los regalos de esta visión será bajo su propio riesgo. La Comunidad Mayor no es un universo humano regido por los valores humanos, las aspiraciones humanas, los deseos humanos o la historia humana. Incluso las razas cercanas a ustedes, en términos relativos, en esta región del espacio, son totalmente diferentes en la apariencia, en el pensamiento, en el comportamiento, en la estructura de sus sociedades y su civilización y en su énfasis. Ellos serían incomprensibles para ustedes, como ustedes son  incomprensibles para ellos.

Las razas que prestan atención a este mundo ven a la humanidad como caótica, indisciplinada y potencialmente peligrosa. Ustedes ciertamente no están muy bien considerados, debido a la forma en que están explotando la Tierra y saqueando su riqueza.

Ustedes no se dan cuenta de lo valioso que es un árbol en la Comunidad Mayor, de cuán valiosas son las semillas, de la gran necesidad que hay de fluidos de plantas y animales y del problema que supone obtener recursos biológicos y metales raros. Es por eso que a la humanidad se la considera imprudente y sin sabiduría.

A pesar de que sus competidores no les estiman, sus aliados reconocen el poder del Conocimiento que existe dentro de la familia humana y su potencial para orientarles en la dirección correcta, evitando que se dejen seducir fácilmente o sucumban a su propia debilidad o a las persuasiones de otras razas que se aprovecharían de su situación y sus circunstancias.

Su enfoque de la guerra es totalmente inadecuado en la Comunidad Mayor que encontrarán, donde la violencia es extremadamente rara y es muy reprimida. Ustedes no podrán salir al universo a explotar todos los recursos que han destruido aquí en la Tierra sin involucrarse de manera permanente en una compleja red de comercio y negocios, sobre la cual ustedes tendrán poca o ninguna autoridad.

Estas son algunas de las correcciones que se deben hacer si la humanidad quiere acercarse a la Comunidad Mayor objetivamente, utilizando su conocimiento de la naturaleza y su conciencia de su propia historia —la historia de la intervención en su mundo y lo que los pueblos nativos deben hacer para establecer su soberanía y su libre determinación ante la presencia de poderes extranjeros inesperados.

No crean que su sometimiento representa su destino. No crean que otra raza vendrá y los gobernará con sabiduría y compasión. No crean que ganando niveles cada vez más altos de tecnología se asegurarán algún tipo de mayor ventaja en la Comunidad Mayor. Más allá de los requisitos de establecer su unidad, su autosuficiencia y su discreción, la tecnología se vuelve cada vez más peligrosa. Comienza a trabajar en contra de todo lo que han creado para sí mismos.

Su mayor defensa contra los poderes de explotación en el universo es su unidad, su autosuficiencia y su discreción. Tendrán que establecerse ciertos niveles de tecnología para satisfacer las necesidades de la humanidad en el futuro y discernir la presencia de visitantes extranjeros. Pero debido a que ustedes viven en una región muy habitada de espacio, tienen ciertas ventajas que impiden que otros traten de usar la fuerza en su contra.

Según las razas evolucionan, comienzan a comprender que la fuerza es destructiva y que la persuasión es mucho más beneficiosa, aunque quizás consuma más tiempo. Esto representa la fuerza de la Intervención y ​​la debilidad de ustedes. Pero debido a que el Conocimiento está vivo dentro de ustedes, esta debilidad puede superarse.

La gran oportunidad para la humanidad es finalmente lograr un estado de unidad, estabilidad y seguridad, con seguridad interna y seguridad externa. Sin esta seguridad, la vida es peligrosa y continuamente problemática y discordante.

Ustedes están entrando ahora en un período dentro de su propio mundo en el que la estabilidad y la seguridad interior se harán cada vez más importantes, sustituyendo su énfasis en el crecimiento y la expansión y requiriendo tipos diferentes de comportamiento, así como un mayor grado de cooperación y asistencia dentro de la familia humana.

La adversidad aquí es su aliada si pueden utilizarla correctamente. Es una decisión no sólo para sus líderes, sino también para sus ciudadanos. Es hora de que la humanidad madure, de que entre en una fase más madura de su larga historia, de que se una para establecer una residencia permanente y estable en este mundo, y de que establezca los límites y el discernimiento con respecto a su interacción con otras razas.

Si su énfasis en el crecimiento y la expansión continúa, se moverán hacia la Comunidad Mayor en la posición más vulnerable que puedan imaginar. Les advertimos en contra de eso.

Nuestra presencia aquí es un recordatorio de que hay razas en el universo que son libres, que se han ganado su libertad y que han tenido que tomar grandes medidas para restablecer su libertad cada vez que esta ha sido amenazada. El universo es un ambiente peligroso, pero también es un entorno que hace madurar. Ustedes no pueden funcionar dentro de este entorno sofisticado como unos adolescentes.

Estas palabras representan parte de nuestro regalo a la humanidad, un regalo de sabiduría entregado sin interferencias, sin manipulación y sin el esfuerzo de controlar o superar el pensamiento o el comportamiento humanos. Es un regalo de valor incomparable si puede recibirse y aplicarse en su propio mundo, en sus propias circunstancias. Los riesgos son inmensos. Los requisitos son grandes. Ustedes no tienen mucho tiempo para prepararse para la Comunidad Mayor. La vida se está moviendo rápidamente. La Tierra está siendo abrumada. Están destruyendo sus recursos vitales a un ritmo muy rápido.

Por lo tanto, ustedes no tienen mucho tiempo, y oramos y confiamos en que nuestra guía y consejo puedan recibirse como un regalo de respeto de nuestras naciones a la suya, y que nuestras intenciones sean claras para ustedes y no caigan bajo sospecha. Nosotros no tenemos proyectado interactuar con su mundo, porque ustedes están lejos de estar listos para cualquier contacto real que pueda ser beneficioso para nosotros. No buscamos lo que posee su mundo, porque hemos alcanzado la autosuficiencia, que es tal vez el mayor logro que cualquier raza puede establecer y mantener en el universo.

Quizás en el futuro podremos compartir más sobre cómo hemos establecido nuestras sociedades, pero por ahora hay mayores asuntos presentes. Ustedes tienen mayores problemas que atender. Deben promover la unidad humana. Deben fomentar el cese de la guerra por las razones que hemos dado —por la seguridad del mundo y por la seguridad de su posición dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente.

La unidad, la autosuficiencia y la discreción humanas son necesarias si la humanidad desea ser libre de la intrusión y la intervención constantes de la Comunidad Mayor. Aquí la humanidad debe establecer sus propias reglas de interacción con respecto a cualquier visita a este mundo y establecer una frontera con el espacio, sobre la cual la humanidad pueda presidir. A la humanidad le ha sido concedido por derecho y herencia el dominio dentro de este sistema solar como su esfera natural de influencia, pero más allá de esto no se pueden extender, ni deben, a no ser que sean guiados por el Conocimiento y la sabiduría.

Estas son las recomendaciones y correcciones. Ténganlas bien en cuenta, porque les servirán ahora. Ustedes no pueden permitirse el lujo de recrearse en fantasías e ilusiones con respecto a la Comunidad Mayor en la que viven. Deben ser fuertes y decididos, y deben tener acceso al Conocimiento más profundo en su interior, que está libre de error y no puede ser persuadido por nada que no sea la voluntad y el poder del Creador de toda vida. Es este Conocimiento el que resonará con nuestras palabras y les demostrará nuestra verdadera intención y su gran promesa para el futuro.

Hay muchas voces hablando al mundo. El Conocimiento les dirá qué escuchar, pero su conexión con el Conocimiento debe ser verdadera, debe ser profunda y tiene que ser fuerte. Ustedes nacieron para vivir en estos tiempos y hacer frente a estos retos, por lo que el Creador de toda la vida les ha dotado con un Conocimiento que puede llevarles a hacer esto correctamente y con eficacia, tanto en el presente como en el futuro.

La libertad es difícil de alcanzar y mantener, pero su recompensa está más allá de toda estimación.  Nunca lo olviden. Su libertad, nuestra libertad, y la posibilidad para la libertad en otros lugares, representa la verdadera expansión y evolución de la vida, así como la más grandiosa promesa y logro para todos los que viven en este vasto universo.