La influencia sobre la humanidad

Traducción del tercer capítulo del libro 2 de Los Aliados de la Humanidad.

Es vital que hablemos ahora sobre la naturaleza de la inducción que se está aplicando sobre la humanidad. Debido a que se trata de una Intervención y no una visita, y debido a que su objetivo general y su meta es dominar el mundo y subyugar a la raza humana, los métodos que se emplearán se usarán para animar, inducir y seducir a la humanidad a que adopte un papel cooperativo y subordinado ante sus visitantes. Debido a que a estos no se les permite invadir este mundo abiertamente, deben utilizar estos métodos. Debido a que hay más de un Colectivo operando en el mundo que busca alcanzar este objetivo, todos ellos utilizarán estos métodos. En esto, los Colectivos operan casi de la misma manera.

Debido a que no se aventuran en territorios desconocidos o distantes, los Colectivos deberán  mantener su enfoque allí donde tienen una concentración de poder y su organización puede funcionar con eficacia. En este sentido, ellos se han vuelto muy hábiles en el uso de los poderes de persuasión. Su enfoque principal más allá de sus avenidas normales de comercio y negocios es acceder a mundos emergentes como el suyo, así como a nuevos descubrimientos minerales y biológicos en las regiones en las que son dominantes. En la mayoría de las regiones, a los Colectivos se les impide tener una presencia militar más allá de sus propias fuerzas de seguridad. Como resultado, deben involucrarse en actividades más sutiles y lentas. Sin embargo, ellos ven esto como apropiado en este caso, porque quieren la cooperación de la humanidad. No pueden funcionar en el mundo sin su ayuda. No pueden respirar su atmósfera. No pueden acceder a sus recursos. No pueden vivir en la superficie de su mundo de manera efectiva, y por lo tanto, para aprovechar al máximo los recursos y la posición estratégica de su mundo deben tener la asistencia humana.

De hecho, más allá de esto, los Colectivos que están operando hoy en el mundo quieren añadir un componente humano a su comunidad y mentalidad colectivas. No es simplemente que quieran que ustedes sean una fuerza de trabajo para ellos; quieren que ustedes se vuelvan una parte de ellos. Esto aumenta su fuerza colectiva y minimizará cualquier resistencia que la humanidad pueda generar a su favor en el futuro. Es por esto que se está invirtiendo mucho tiempo y energía en obtener la lealtad humana, en vincularse con la humanidad mediante la hibridación y en establecer una asociación profunda y generalizada con la familia humana.

Este mundo es tan valioso que la Intervención no quiere correr el riesgo de que haya una revolución humana en el futuro. Revoluciones así han ocurrido antes. Podemos dar fe de ello desde nuestra propia experiencia. Nosotros somos el producto de tales revoluciones en nuestros propios mundos. Aunque nuestras circunstancias eran bastante diferentes a la suya, la naturaleza de la Intervención y los métodos empleados fueron en realidad muy similares. Es por eso que podemos hablar con autoridad sobre este tema.

Los incentivos que se aplicarán serán variados, dependiendo de quién está siendo alcanzado y con qué propósito. Para los individuos que se consideran receptivos y cooperativos en los pasillos del gobierno, el incentivo será la promesa de un mayor poder y tecnología. La humanidad se encuentra en una posición muy vulnerable en este sentido, porque su creencia en la tecnología y su esperanza en que la tecnología resolverá todos sus problemas son ambas muy, muy fuertes. Esto por supuesto ha sido apoyado por la Intervención, porque es una de las vías principales por las que es probable que la humanidad llegue a ser dependiente de la propia Intervención.

A aquellos que considere receptivos y cooperativos en los pasillos del poder en sus gobiernos, la Intervención les presentará la promesa de una mayor tecnología e incluso del dominio del mundo. Esto pueden hacerlo a través del Ambiente Mental —como ideas enviadas a las mentes de estas personas— o bien, como ha ocurrido ya, estas personas pueden tener encuentros cara a cara con los propios visitantes.

¿Y qué ofrecerán a la humanidad? La ofrecerán algo de su tecnología básica, sin duda nada que ellos consideren avanzado, único, secreto o sagrado: propulsión básica en el espacio, uso básico de la energía electrónica, metodologías de producción. No enseñarán el poder en el Ambiente Mental, porque ellos no quieren que la humanidad tenga este poder, a menos que esté completamente controlada y dirigida por los propios visitantes.

¿Y quién en sus pasillos del poder podría resistir semejante tentación? Muchos sucumbirán. Ellos verán riqueza, poder, control y dominio en estas ofrendas, así como una enorme ventaja sobre sus compañeros humanos y sobre otras naciones con las que compiten directamente. Sólo aquellas personas cuyo Conocimiento es fuerte serán capaces de reconocer el engaño y resistir la tentación que estos alicientes presentan.

La gente en posiciones de gran poder económico y riqueza también será alcanzada si se considera cooperativa y receptiva. Y una vez más, ¿quién entre ellos puede resistir semejante tentación, una promesa de riqueza, poder y control como esta? Sin embargo, estos incentivos no son más que un engaño, un medio para involucrar a otras personas en las actividades del Colectivo, un medio para establecer un fuerte vínculo. Aquellas personas que son contactadas y caen en este engaño no entenderán el verdadero significado que hay detrás. Y cualquiera que sea la fuerza y ​​el poder que reciban será sólo una concesión temporal.

Como hemos dicho, los visitantes necesitan ayuda humana. También necesitan al liderazgo humano. Los colectivos no tienen muchos individuos operando en este mundo, por lo que necesitan una jerarquía de autoridad humana que les sirva. Necesitan las infraestructuras que ustedes ya han construido. De nuevo, es por esto que no los visitaron en un momento anterior. Es por esto que la Intervención se ha retrasado hasta esta era en el desarrollo humano. La Intervención necesita a los gobiernos, necesita a las religiones, necesita toda esta estructura funcional a través de la cual su organización puede fluir.

Por lo tanto, al principio ellos deben ganar alianzas. Deben ganar adeptos. Deben conseguir que haya individuos que les asistan, especialmente aquellos que consideran que están en posiciones de poder y autoridad. Ya hemos hablado de esto en la primera serie de nuestros Discursos. Sin embargo, es necesario repetirlo, porque ustedes deben entender que estas cosas están sucediendo y han sucedido.

Hay individuos en posiciones de poder en el comercio y los gobiernos que ya han establecido un vínculo con la Intervención. Sus números crecerán, y su fuerza e influencia crecerán si la Intervención no se detiene y no se genera una educación pública satisfactoriamente.

El siguiente grupo de individuos que han sido su objetivo son los líderes de sus organizaciones religiosas. Aquellos entre ellos que se consideran receptivos y cooperativos serán el blanco de ideas e información que fluirán a su mente hasta que pueda organizarse un encuentro directo. Lo que se ofrecerá a cada uno de ellos es la promesa de que su organización y enseñanza religiosa particular será predominante en un nuevo orden mundial. E incluso más allá de eso, se le prometerá a cada uno de ellos que su enseñanza religiosa, siendo más importante que todas las demás, podrá extenderse más allá del mundo y tener una influencia en la propia Comunidad Mayor. ¿Qué líder religioso ferviente puede resistir la tentación de ver a su tradición crecer y extenderse más allá de los confines de este mundo? La Intervención no contactará con todos los líderes. Sólo lo hará con aquellos que considera receptivos y cooperativos y cree que podrían llegar a ser simpatizantes funcionales dentro de la propia Intervención.

Las intervenciones son parte de la propia historia de la humanidad. Entendemos que este tipo de cosas han sucedido innumerables veces. Cuando las naciones mayores intentan superar a las más débiles, buscan seducir a los líderes de esos grupos y naciones más débiles con promesas de poder y autoridad, así como con regalos de tecnología, meras baratijas. Qué efectivo ha sido esto. Sin embargo, no es exclusivo de su mundo. Sucede en todo el Universo.

Los líderes de sus organizaciones religiosas recibirán la promesa de preeminencia en el mundo. Incluso sus creencias serán reconocidas, pero esto una vez más no es más que un engaño. A los visitantes no les preocupan sus religiones. Ellos creen que sólo representan la locura y las supersticiones de la humanidad. Al no tener una religión propia que ustedes puedan reconocer y entender, tratarán de usar la de ustedes para conseguir su lealtad. Los Colectivos creen que esto es totalmente ético, porque creen que la humanidad destruirá el mundo si ellos no intervienen. Esto por supuesto es falso, pero es su creencia. Y sienten que estos métodos son necesarios para asegurar el fin que están intentando lograr.

Los Colectivos justifican estos comportamientos porque creen en la superioridad de su raza y en la necesidad de su misión aquí en el mundo. Su pensamiento es: “¿Por qué dejar que los nativos arruinen el mundo si nosotros podemos manejarlo por ellos y les podemos enseñar el gran valor y beneficio de nuestra comunidad colectiva?” Es por eso que no deben ver a la Intervención de una manera supersticiosa. Los visitantes no son ángeles, ni son demonios. Son impulsados ​​por las mismas necesidades que impulsan a la humanidad, y emplearán muchas de las mismas técnicas que la humanidad ha tratado de emplear —aunque lo ha hecho a una escala mucho menor— para lograr sus objetivos.

Lo siguiente es que la inducción se centrará en dos grupos distintos de individuos. En realidad, no se trata de grupos de individuos, sino de categorías de individuos. Los primeros son aquellos que son considerados psíquicos y sensibles. La incitación aquí está en validar su sensibilidad e inducirlos a entrar en la mente colectiva de la propia Intervención. Animarán a estas personas a apoyar la Intervención, y sus propias creencias con respecto a la fragilidad y la pecaminosidad de la humanidad serán exaltadas. Y se fomentará en gran medida su esperanza de que algún poder mayor de más allá del mundo llegue para rescatar la humanidad de su propia desaparición. Aquí  enseñarán que ellos, los visitantes, son parte de una mayor asociación de vida que la propia Intervención demuestra. Alentarán los puntos de vista y las aspiraciones religiosas de esas personas, pero redirigiéndolas hacia los Colectivos.

A estos individuos se les pedirá que confíen en la presencia extraterrestre que está en el mundo, diciéndoles que está aquí para elevar a la humanidad, transformarla y rescatarla de sus propios errores. Se les animará a convertirse en sus representantes, a convertirse en sus voceros, a inspirar a otros a dar su fe y su confianza a la presencia extraterrestre y a formar parte de este movimiento de conciencia, este gran cambio evolutivo que está produciéndose en su seno. Así, estos individuos, ignorantes de la naturaleza o las intenciones reales de la Intervención, se convertirán sin saberlo en sus voceros y representantes. Habiéndose convertido en parte del Programa de Pacificación de los visitantes, estas personas ahora pacificarán a otros y los llevarán a la Intervención.

Así, mientras que los visitantes buscan establecer vínculos con personas en posiciones de poder del gobierno y la religión, también buscan establecer emisarios entre la población humana. En el caso de aquellas personas sensitivas que no puedan llegar a ser receptivas y cooperativas con la Intervención, esta frustrará e inutilizará destrezas y habilidades.

Si estas personas comienzan a hacerse una idea de la verdadera naturaleza de la Intervención, pueden volverse el blanco de una verdadera perturbación mental. Además, entre los sensitivos y los psíquicos habrá una búsqueda de esas pocas personas que viven en el mundo actual que tienen una conciencia innata e intuitiva de los depósitos secretos. La búsqueda de estos individuos está en marcha.

Los visitantes comprenden que la clave para la lealtad humana es la búsqueda del poder, la riqueza y la plenitud espiritual. Aquí la gente operará en contra de sus propios intereses si creen que un mayor poder ordena y apoya sus actividades. Hemos hablado de esto ya en nuestra primera serie de Discursos. Pero una vez más tenemos que detallar este punto. Tal vez ustedes verán a aquellos que dicen ser psíquicos y sensitivos apoyando y animando a la gente a confiar y creer en la presencia de los visitantes, creyendo que los visitantes representan una conciencia espiritual, una fuerza espiritual, e incluso la evolución misma. Los visitantes les dirán: “Miren, no tenemos guerras. Vivimos en paz y cooperación. Ustedes no han logrado estas cosas. Por lo tanto, confíen en que somos capaces de darles y enseñarles los caminos de la cooperación y cómo vivir en paz, armonía y ecuanimidad.”

¿Quién entre los idealistas puede resistir semejante tentación, después de haber perdido la fe en el espíritu humano? Después de haber repudiado las instituciones humanas en cierta medida, ahora miran a los cielos en busca de ayuda, de inspiración y de la propia salvación. Y cuando son tomados o contactados por los visitantes, tales predisposiciones los ponen en la posición perfecta para ser receptivos a la Intervención y volverse sus emisarios.

A los que no quieran cooperar se les dará información confusa. Incluso pueden ser atormentados mentalmente, a menos que llamen al poder de los Invisibles, la Presencia Angélica, para ayudarlos. Y deben ganar una sólida posición de resistencia a la Intervención, con una comprensión real de sus motivos. Nuestras palabras les darán fuerza y ​​ánimo. En parte es por eso que nuestro mensaje se necesita con tanta urgencia en el mundo de hoy.

El siguiente grupo que será contactado serán aquellos que son representantes fervorosos de sus tradiciones religiosas. Su fundamentalismo está muy cerca en muchos aspectos de la filosofía y la mentalidad de los Colectivos. Los Colectivos apoyan sólo una visión de la realidad y sólo una visión de la comunidad, y reverencian estas visiones casi como si fuera un énfasis religioso. Aquellas personas que son fervorosas, especialmente las que están llenas de ira y resentimiento contra el mundo y contra los que se oponen a ellas, se convertirán en los principales candidatos a apoyar una cooperación con los Colectivos y la destrucción de los que están en contra de los Colectivos.

Esta es una situación muy difícil y peligrosa, pues los visitantes utilizarán la lealtad humana y a sus emisarios humanos para llevar a cabo sus actividades destructivas en el mundo. No serán los visitantes quienes destruirán a los que no quieren y no pueden cooperar. Serán los homólogos humanos de los visitantes, sus representantes humanos, quienes llevarán a cabo dicha destrucción. De esta manera, la naturaleza y el propósito reales de la Intervención se mantienen ocultos, y estos actos de violencia se atribuirán simplemente a los errores humanos y a la violencia humana, demostrando la necesidad de la Intervención. Los visitantes una vez más dirán: “¡Mirad estos terribles actos de violencia! Nosotros no somos violentos. No venimos con armas de guerra. No os destruimos. Este es el resultado de la ignorancia y la depravación humanas. Nosotros les enseñaremos cómo superar todas estas cosas.” Así que incluso la violencia que la Intervención incentiva será utilizada por los visitantes para respaldar su propia superioridad y contribuir a la ilusión de que ellos no utilizan el engaño, la manipulación o la fuerza para ganar su ventaja.

Está claro que hay individuos en su mundo que son muy fervorosos a la hora de representar sus creencias y aspiraciones religiosas. Los Invisibles nos han hablado mucho acerca de esto y, por supuesto, lo hemos visto en muchos otros mundos. No es exclusivo de la humanidad. Sin embargo, es una forma de pasión ciega, y la pasión ciega alimentada por la ira y la hostilidad se vuelve una fuerza que consume al individuo, una fuerza que puede ser muy manipulada y es vulnerable a ser usurpada por la propia Intervención.

Estas personas fervorosas alentarán un movimiento de estricta adhesión, y expulsarán a los que se oponen a una adhesión tan estricta. Se ejercerá violencia hacia los no creyentes, y estos serán rechazados. De esta manera, a través de los ojos de la Intervención, aquellos que se oponen a la Intervención y aquellos que no pueden ayudarla voluntariamente, serán identificados y detectados entre las muchas personas que habitan su mundo. Y la criba sucederá al nivel de la interacción humana. De esta manera, los visitantes podrán reconocer a sus verdaderos adversarios y a sus posibles adversarios. Y habiendo ganado ahora una red de representantes humanos que son fervientes en el apoyo y la promoción de sus causas religiosas, la Intervención utilizará a estos individuos como el medio para perpetuar la violencia. Al mismo tiempo, los visitantes se mantendrán, aparentemente, por encima y al margen de ese tipo de actividades y comportamientos.

Es posible que ustedes se detengan en este punto y se pregunten: “Bueno, ¿cómo pueden ocurrir tales cosas? ¡Esto parece tan extremo! ¡Parece tan negativo, tan horrible!” Pero cualquiera que haya estudiado la historia humana verá demostraciones de todas estas cosas de las que estamos hablando —la manipulación religiosa, el mestizaje, la violencia ejercida sobre los adversarios, sobre todo en situaciones en las que se anima a las poblaciones nativas a aceptar y recibir a sus nuevos visitantes—. Es mucho más fácil gobernar a alguien que cree en la causa y es cooperativo que a alguien que simplemente está siendo subyugado. La humanidad tiene una gran fuerza para deshacerse de los grilletes de la subyugación. Por lo tanto, la Intervención tratará de utilizar estos incentivos para obtener tanta cooperación y tanta creencia en su presencia y en su causa como sea posible. Emplearán a personas en posiciones de poder, a aquellos que tienen grandes sensibilidades y habilidades psíquicas y a aquellos que son representantes fervorosos de sus tradiciones religiosas para fomentar y generar dicha cooperación.

Para la gran mayoría de las personas en su mundo, la Intervención será desconocida y estará completamente oculta. Sin embargo, para aquellos que tomen conciencia de ella —ya sea porque han sido tomados o porque han sido testigos de la evidencia de la Intervención en su mundo— hay dos opciones: o bien se les animará a creer en la Intervención y apoyarla, o bien serán desechados y atormentados por ella. Entendemos que ya hay personas en su mundo que han sido desechadas y están siendo atormentadas; personas que han visto, sentido y reconocido cosas que no pueden incorporar en su comprensión. Al no encontrar compasión entre sus compañeros humanos, se deterioran en la depresión y la autodisociación.

Aquí los visitantes tratarán de vincularlos a la Intervención o bien de desconectarlos. Sólo aquel que es fuerte en el Conocimiento será capaz de resistir la incitación y de aislarse y liberarse del tormento. Es por eso que el aprendizaje del Camino del Conocimiento debe ser alentando.

Aquí ustedes deben aprender a contrarrestar sus propias tendencias de querer ver un buen resultado y tomar una posición esperanzadora, lo cual los deja vulnerables a la persuasión y a la manipulación. Deben ver con ojos claros, con ojos sobrios, no con esperanza o con miedo, sino con la claridad del Conocimiento en su interior. Si pueden ganar esta conciencia, todo lo que les estamos diciendo y todo lo que les estamos recordando llegará a ser muy evidente para ustedes. No necesitan estar viviendo en el espacio para ver estas cosas. No necesitan haber viajado por la Comunidad Mayor para entender lo que está ocurriendo en su mundo. Pero necesitan ayuda. Necesitan una perspectiva más amplia. Necesitan un mayor entendimiento. Necesitan el aliento para ver con claridad y no entregar su mente, su corazón o su mundo a cualquier fuerza que les prometa paz, poder, libertad o ecuanimidad. Sin embargo, estas cosas deben nacer de su propia naturaleza y sus propias actividades. No pueden ser forzadas o recibirlas de otros. Deben alcanzarlas y construirlas ustedes mismos.

En este punto, al principio, ustedes deben ser informados. Y deben ser sobrios y sabios. Puede que duden de nuestras palabras, pero no encontrarán un consuelo así en ningún otro lugar, ya que somos los únicos representantes de sus aliados. Las otras fuerzas extraterrestres que están actualmente involucradas en su mundo, a pesar de que pueden tratar de presentarse como los aliados y salvadores de la humanidad, en realidad sólo están aquí para ganar su lealtad y tomar el control de su mundo. Ustedes no tienen amigos entre ellos. La situación es muy clara, pero muy difícil y desafiante. No es ambigua. Aunque ustedes tienen muchas preguntas sobre la vida en la Comunidad Mayor y la realidad de la propia Intervención —muchas preguntas que ni siquiera nosotros podemos responder satisfactoriamente—, aun así pueden ver claramente lo que está sucediendo y montar el esfuerzo necesario para resistirlo. Ustedes tienen el poder individual y colectivo para hacerlo.

Aunque los visitantes tienen una tecnología superior, el éxito de toda su misión se apoya en su capacidad para persuadir y alentar la lealtad humana. Ustedes tienen el poder de resistir esto. Tienen el poder de ver a través del engaño. No es tecnología lo que necesitan ahora, sino conciencia, discernimiento y convicción interna. La situación es muy clara si ustedes pueden verla, y una vez que la vean no tendrán ninguna duda en cuanto a lo que está ocurriendo, y observarán y verán con gran preocupación cómo los demás están aceptándolo irracionalmente, o incluso fomentando aquello mismo que robará a la humanidad su propia libertad y autodeterminación.

Como hemos dicho, todo este fenómeno no es alguna situación mística o compleja que está más allá de la comprensión humana. Es la naturaleza siendo representada de una manera sutil y con gran habilidad. Se trata de un mayor poder tratando de aprovecharse de uno más débil. Esta actividad tendrá éxito o no dependiendo de la fuerza y ​​la determinación de la fuerza más débil. A los Colectivos se les impide tomar su mundo sin más. Sus competidores no se lo permiten, y las organizaciones dominantes que rigen el comercio y los negocios en esta región en la que reside su mundo no lo permitirán. Un Colectivo funcionará de acuerdo a las reglas, pero más allá de estas reglas utilizará cualquier método que pueda asegurar sus objetivos y cumplir su misión.

Sobre el mundo se está aplicando un gran incentivo. Este tiene muchas vías de expresión y énfasis. Sin embargo, todo se dirige a una meta: llevar a la humanidad a una posición de confianza, lealtad y sumisión a la propia Intervención. Esto oculta completamente la verdadera naturaleza de la ocupación que se está intentando en su mundo. Esta ocupación será reconocida fácilmente una vez que se establezca por completo; pero para entonces ya será demasiado tarde para contrarrestar sus influencias sin gran lucha y sacrificio.

Por lo tanto, les instamos y les animamos encarecidamente a poner este fenómeno a la vanguardia de su conciencia y su atención. Tienen tiempo para detener la Intervención. Se puede detener. Ustedes tienen el poder y la fuerza colectiva para hacerlo. Su desventaja no es la tecnología. Es la ignorancia. Es la codicia. Es la hostilidad. Es la ingenuidad. Estas son las cosas que socavarán la fuerza de la humanidad. Estas son las cosas que permitirán que el mundo sea vencido sin guerras ni violencia a gran escala. Pero es el poder del Conocimiento dentro de ustedes el que hará toda la diferencia en la prevención de esto, una vez que adquieran los ojos para ver y puedan comprender la situación con claridad.